GN Streaming Media Player

Descarga Biblia

e-Sword Home

Las escuelas de secundaria de la zona han sido cerradas tras el sangriento ataque en Yobe. El gobierno nigeriano ha acusado a Boko Haram de la masacre.

Militantes islámicos, posiblemente del grupo armado Boko Haram, atacaron el sábado una escuela, matando al menos a 42 estudiantes – niños y adolescentes – y a un profesor. Los atacantes dispararon a muchos de los alumnos, y a otros los quemaron vivos, en uno de los ataques más horrendos vividos en Nigeria en los últimos años.

El ataque se produjo de madrugada en la escuela secundaria de la aldea de Mamudo, a unos 3 kilómetros de la ciudad de Potiskum, en el Estado de Yobe, al norte del país.

Los padres gritaban angustiados mientras intentaban identificar a las víctimas carbonizadas y heridas de bala. Farmer Malam Abdullahi encontró los cuerpos de dos de sus hijos, uno de 10 años de edad fallecido de un disparo, que se encontraba en la parte trasera de la escuela, que fue alcanzado cuando parecía que intentaba huir. Otro de sus hijos de 12 años también fue abatido por un disparo.

“Eso es todo, estoy sacando a mis otros niños fuera de la escuela”, decía mientras lloraba sobre los dos cadáveres, según informa AP.

“Los hombres armados están atacando escuelas y no hay protección para los estudiantes a pesar de la presencia de soldados”, dijo.

DE MADRUGADA
Se sospecha que el ataque procede del grupo Boko Haram, cuyo nombre significa “la educación occidental es un sacrilegio”. De momento se estiman unas 42 víctimas, entre estudiantes y el profesor de inglés Mohammed Musa, quien recibió un disparo en el pecho, según contó Ibrahim Abdu, otro profesor de la escuela.

“Estábamos durmiendo cuando escuchamos disparos. Cuando me desperté, alguien me estaba apuntando con un arma”, dijo Musa Hassan, de quince años de edad. Salvó su vida gracias a que puso su brazo justo delante del arma. Sufrió un disparo que hizo volar los cuatro dedos de la mano derecha, la que usa para escribir.

"QUEMARON VIVOS A LOS NIÑOS"
Él dijo que los hombres armados llegaron armados con bidones de combustible. “Quemaron vivos a los niños”, dijo, mostrando el horror en sus ojos.

Esta escuela tiene internos a unos 1.200 alumnos. Decenas de chicos escaparon a la selva al escuchar los disparos. Algunos cuerpos están tan carbonizados que no pudieron ser identificados, por lo que muchos padres no saben si sus hijos sobrevivieron o murieron.

Militantes islámicos de Boko Haram han matado a más de 1.600 civiles en atentados suicidas y otros ataques desde 2010.

VÍCTIMAS CIVILES
Decenas de escuelas han sido incendiadas en el pasado año en el noreste de Nigeria. El presidente Goodluck Jonathan declaró  el estado de emergencia 14 de mayo y desplegó miles de soldados para detener a la insurgencia,  reconociendo que los militantes habían tomado el control de algunas ciudades y pueblos.

Los militares afiman que han recuperado el control de la zona - los estados de Adamawa, Borno y Yobe. Sin embargo, el área abarca unos 60.000 kilómetros cuadrados, o una sexta parte del país en expansión.

Pero la represión, incluidos los ataques con aviones de combate y helicópteros de combate en los campos de militantes, parece haber impulsado a los extremistas a refugiarse en las montañas. en las cuevas, de las que descienden para atacar escuelas y mercados.

INCOMUNICADOS
Los militantes han atacado cada vez más la población civil, incluidos los trabajadores de la salud en campañas de vacunación, profesores y trabajadores del gobierno.

Muchos agricultores han sido expulsados de sus tierras, lo que ha aumentado la escasez de alimentos, añadiéndose a los males de un pueblo con dificultades comunicativas por el apagón del servicio de telefonía móvil y la prohibición del ejército de utilizar teléfonos satelitales.