GN Streaming Media Player

Descarga Biblia

e-Sword Home

Interactuar silenciosamente

-"Me preocupas; no te he escuchado comentar nada desde que empezamos" - me inquirió

--"Es que, si estoy entendiendo todo, y no tengo interrogante, no tengo por qué interrumpirte" - respondí. "Vine a que me respondieran cuatro preguntas, que son [...] y con lo expuesto me las has respondido..."-continué.

 

Lo anterior es parte de la conversación de una reunión sostenida en el día de ayer sobre un proyecto en el que, como notarás, el lenguaje no verbal de asentir y estar de acuerdo que utilicé, no fue captado por quien me explicaba el conceptual del proyecto. Por demás, el tono y expresión facial en los cuales me inquirió, implicó que no está acostumbrado a explicar sin que lo interrumpan.

 

Una de las cosas que más me irritan es cuando, en una explicación, el receptor no deja terminar las ideas del emisor e intenta adelantarse a los hechos, comentando sobre temas paralelos (que nada tienen que ver con el tema), o tratando de descifrar el final del "cuento". Además, está el que repite el comentario o respuesta que ya alguien hizo, significando que estaba oyendo, más no escuchando. Está también el que comenta "en diferido", es decir, el que comenta sin ningún tipo de valor agregado, sobre cosas que ya se discutieron, explicaron y comentaron, provocando un retroceso sobre un punto que, efectivamente, ya se había cerrado varios minutos antes.

 

Una de las cosas que tenemos que aprender a hacer es revisar nuestras interacciones y contabilizar, de nuestras reuniones, debates, discusiones y similares, cuánto tiempo se pierde repitiendo y comentando lo mismo, o interrumpiendo tratando de adelantarnos al final de la "película". De adultos, debiéramos volver a revisar los conceptos de primaria sobre las funciones y formas de COMUNICACIÓN, para que seamos más eficaces y eficientes, entendiendo cuándo interactuar silenciosamente: cuando no aportamos al abrir la boca.

 

Colosenses 4:1

Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

 

Proverbios 17:28

Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; el que cierra sus labios es entendido.

 

 

Autor: David A. Guerrero S.