GN Streaming Media Player

Descarga Biblia

e-Sword Home

Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros. 1 Tesalonicenses 3:12 Una frase muy conocida dice: sentir amor y no expresarlo es como envolver un regalo y no entregarlo. Esto se puede interpretar en este pequeño relato: Juan debía salir de viaje por un largo tiempo, así que le encargó a José que cuidase el rosal de su jardín. Le advirtió que tan solo necesitaba un poco de agua cada día, y con eso sería suficiente. Justo cuando Juan partió, se desató en toda la región una terrible sequía, así que José debía hacer grandes sacrificios para conseguir el agua para el rosal. Cada mañana, debía levantarse temprano y recorrer bajo el sol rajante, el largo camino hacia el río para recoger un balde de agua fresca para el rosal; jamás faltó a la cita. Cada día, llegaba José a la casa de su amigo con el balde de agua para el rosal.
Pasaron los meses y un día se presentó Juan furioso en la casa de su amigo José y lo increpó -¿No te pedí acaso que te ocupases de conseguir agua para mi rosal?. A lo que José le respondió -Por supuesto que sí. No sabes con cuánto amor y sacrificio me levanté fielmente cada mañana y bajo el rayo del sol caminé hacia el río para llenar un balde con agua para llevar a tu casa. No entiendo por qué me reclamas, si puse todo mi empeño en no permitir que jamás le faltara el balde de agua diario. Juan, fuera de sus casillas le dijo -¿Pero no sabías que tenías que echarle el agua al rosal? ¿De qué sirvió que llevases el balde de agua día tras día si lo dejabas junto a la puerta?. El solo se había encargado de llevar el agua con mucho esfuerzo sin hacer lo más importante, regarla.
No basta amar, es preciso que el otro se dé cuenta de que es amado, no sirve de nada que yo interiormente me deshaga sintiendo cariño por otra persona si ella no se entera de esto. Es importantísimo demostrar el cariño con gestos concretos, ya sea una mirada, una sonrisa, un abrazo, un acto de amor, una palabra.
Nuestro mejor ejemplo está reflejado en Cristo, no solo nos amó desde el principio sino que lo demostró en la Cruz y lo sigue haciendo en cada momento.
Por que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16
Que no sea una costumbre el decir o expresar cuánto amamos a nuestra familia, amigos y compañeros o la emoción de celebrar una fecha. Hagamos que cada día sea especial para los que lleguen a oír un Te Amo.
Que este día y los que vengan no dejemos pasar la oportunidad de expresar lo que sentimos a los que nos rodean.